La Granja del Interés Compuesto




Pablo tiene un invernadero.  

Se dedica a cultivar plantas y vender las plantas y su cosecha.

Tiene un invernadero muy especial porque todo lo que invierte en sus invernaderos en ocho meses lo duplica.

Es conocedor de de la magia del interés compuesto y su negocio crece y crece exponencialmente.



Comenzó con 250 euros.

Cada planta que siembra le supone un esfuerzo de 50 euros. 

Cada 4 meses Pablo vende la cosecha y obtiene de media 70 euros por planta.

Es decir, recupera la inversión y además tiene un beneficio medio por planta de 20 euros.




De este modo cada 8 meses Pablo casi duplica el valor de su cosecha.

¿Conoces la magia del interés compuesto?

¿Sabes en qué consiste?


En términos monetarios el interés compuesto consiste en lo siguiente:

Poniendo un capital a trabajar consigues un rendimiento que en el siguiente periodo lo añades de nuevo al capital inicial y en el siguiente periodo te da intereses sobre los intereses, generando un efecto multiplicador de tu dinero.



En las cuentas bancarias nos aplican el interés simple, con lo que nos dan céntimos cada año. 

En los préstamos e hipotecas aplican el interés compuesto.  Cuanto más tiempo tardes en pagar tu préstamo más intereses vas a pagar al banco.



El factor tiempo es importante. 

El capital invertido nos genera unos rendimientos.  

Estos rendimientos los aportamos a ese capital inicial y se va creando un efecto bola de nieve donde en cada periodo sucesivo el rendimiento cada vez es mayor. 

Cada 8 meses Pablo duplica el valor de su cosecha, recupera el dinero invertido y duplica esa cifra.

Veamos cómo con 250 euros Pablo utiliza la magia del interés compuesto 




Capital inicial 250 euros

Primeros 8 meses sus invernaderos se cotizan en 500 euros.
Periodo 9º a 16º mes valor estimado de 1.000 euros
Periodo 17º a 24º mes valor estimado de 2.000 euros   (2 años aprox.)
Periodo 25º a 33º mes valor estimado de 4.000 euros
Periodo 34º a 41º mes valor estimado de 8.000 euros
Periodo 42º a 49º mes valor estimado de 16.000 euros (4 años aprox.)
Periodo 50º a 57º mes valor estimado de 32.000 euros
Periodo 58º a 65º mes valor estimado de 64.000 euros
Periodo 66º a 73º mes valor estimado de 128.000 euros (6 años aprox.)
Periodo 74º  a 81º mes valor estimado de 256.000 euros
Periodo 82º a 89 mes valor estimado de 512.000 euros
Periodo 90º a 97º mes valor estimado de 1.024.000 euros (8 años aprox.)

Estas cifras resultan mareantes, pero si en cada periodo de 8 meses duplicas el capital aportado en el periodo anterior y lo vuelves a invertir, el factor tiempo es el que logra que la cifra cada vez sea mayor. 

Al principio no tiene mucha importancia pero el tiempo hace que esa cifra cada vez sea mas abultada.



¿Y si este invernadero fuese real?  

¿Y si fuese posible conseguir este tipo de rendimientos?

¿Te imaginas poder hacer lo mismo que hace Pablo?

Si yo te mostrara como se hace, ¿Tu me darias 5 minutos de tu tiempo? 

Escríbeme y hablamos.

www.inakisolano.com




Fabula del juego del ajedrez y el interés compuesto



Quiero contarte una breve fábula sobre el inventor del ajedrez o del tablero de ajedrez, para que entiendas verdaderamente la importancia del interés compuesto.

Cuenta la leyenda, que un Rey del lejano oriente, perdió a su hijo en una de las batallas que libró su ejército. Lo que le dejó profundamente consternado. Nada de lo que le ofrecían sus súbditos, conseguía alegrarle.

Pero un buen día, un tal Sissa, se presentó en su corte y pidió audiencia. El Rey la aceptó, y este, le presentó un juego que aseguró, conseguiría divertirle y alegrarle de nuevo. Era el ajedrez. Después de explicarle lar reglas y entregarle el tablero con sus piezas, el Rey comenzó a jugar y se sintió maravillado. Jugó y jugó. Y su pena desapareció en gran parte. Sissa lo había conseguido.

El Rey, agradecido por tan preciado regalo, le dijo a Sissa que como recompensa pidiera lo que deseara. Soy lo bastante rico como para poder cumplir tu deseo más elevado. Pide la recompensa que te satisfaga y la recibirás, dijo el Rey.  Sissa quedó callado con gesto pensativo. Expresa tu deseo, exigió el Rey. No escatimaré en nada para cumplir con tu petición. Grande es tu magnificencia majestad, pero dame un tiempo para meditar, contestó Sissa.

Al día siguiente, Sissa se presentó de nuevo ante el Rey, que quedó impresionado por su aparente modestia. Soberano, dijo Sissa, manda que me entreguen un grano de trigo por la primera casilla del tablero de ajedrez, por la segunda casilla ordena que me den dos granos, por la tercera cuatro, por la cuarta ocho, por la quinta dieciséis, por la sexta treinta y dos,… ¡basta! Exclamó el Rey. Recibirás tus granos de trigo conforme a tu deseo. Por cada casilla doble cantidad que por la precedente, hasta completar las 64 casillas del tablero de ajedrez.

Pero has de saber que tu petición es indigna de tu generosidad al pedirme tan mísera recompensa. Menosprecias irreverente mi benevolencia. Deberías haber dado más prueba de respeto. ¡Retírate! Exhaló. Mis sirvientes te entregarán un saco con el trigo que solicitas. Sissa sonrió. Y se quedó esperando a la puerta del palacio del Rey.



Durante la comida, el Rey se acordó del inventor del ajedrez y preguntó, si ya habían entregado a Sissa, la que consideraba una mezquina recompensa. Soberano, se está cumpliendo tu orden. Los matemáticos de la corte están calculando los granos que corresponde entregar. El Rey, frunció el ceño enfadado.

Por la noche, volvió a preguntar si Sissa había abandonado ya el palacio con su saco de trigo. Los matemáticos trabajan sin descanso, le replicó su sirviente. ¿Por qué va tan despacio este asunto? Preguntó airado el Rey.

Que mañana antes de que me despierte, hayan entregado hasta el último grano que corresponda. No acostumbro a dar dos veces la misma orden, exclamó.

A la mañana del día siguiente, el matemático mayor de la corte, solicitó audiencia para dar un informe muy importante al Rey. Antes de que pudiese hablar, el Rey le preguntó al anciano matemático, si ya se le habían entregado la mísera recompensa que solicitó Sissa. Sea cualquiera que fuese la cantidad, mis graneros no empobrecerán.

Titubeante, el matemático contestó. Precisamente por eso quería verle mi señor. Hemos calculado detallamente la cantidad de granos solicitadas por Sissa. Y… en todos sus graneros, ni en todos los graneros del reino, ni  con la suma de todos los graneros del mundo, existe la cantidad necesaria para cumplir la promesa. Asombrado, el Rey preguntó, dime anciano ¿cuál es esa cifra tan monstruosa entonces?

Oh, mi señor… 18.446.744.073.709.551.665 granos de trigo, majestad. Ni la producción de los campos durante los próximos mil años, cumpliría su deseo, mi Rey.

La fábula del juego de ajedrez, es un ejemplo que demuestra muy bien, lo que puede suponer despreciar el poder y la potencia del factor multiplicador del interés compuesto. No te comportes con la soberbia del Rey. Espero que este cuento te sirva para recordar, que gestionar los ahorros de año en año, no tiene mucho sentido.




La magia del interés compuesto




Es importante  empezar a invertir los ahorros cuanto antes, por el efecto multiplicador del interés compuesto a lo largo del tiempo. Sin embargo, es algo que no se aprecia a simple vista la importancia que tiene realmente. 

Por alguna razón cuando buscamos rentabilizar nuestro dinero, tenemos la curiosa manía de pensar en corto plazo o muy corto plazo.  Es lo que podríamos llamar como Interés simple.

Es un pequeño detalle que delata cierta incultura financiera. Y que es propia de muchos ahorradores, que únicamente se limitan a buscar un interés a plazo a un año o un rendimiento rápido a corto arriesgando su dinero, sometiendo a fiscalización la rentabilidad obtenida. Y restándole fuerza, a la reinversión de los rendimientos.

Un interés simple es por tanto, el rendimiento anual que genera un capital, sin reinvertir esos beneficios que se van generado periodo a periodo. Por poner un ejemplo, si inviertes 100.000€ a un 10% al año durante 10 años, recibes 10.000€ cada año, durante cinco años. Por lo que al final obtendrías una suma de 100.000€ de intereses y el principal de 100.000€.

En el interés compuesto, los rendimientos que se obtienen año a año, se suman al principal aumentando la base para el cálculo de los rendimientos del año siguiente y así sucesivamente a lo largo del tiempo que extendamos el proceso. Siguiendo con el ejemplo anterior, en el primer año el rendimiento coincide, pero al ir adicionando el rendimiento al capital base, al final de los 10 años, tenemos 159.374€ de intereses y 100.000€ de principal. Es decir, un 60% más que si aplicamos un interés simple.

Con intereses bajos y en plazos de tiempo no muy largos, cuesta percibir la potencia que tiene el factor de la reinversión. 

Blockchain sencilla fácil y divertida

¿Cómo funciona Blockchain de forma sencilla, fácil y divertida?

Blockchain, en Español, significa “Cadena de Bloques”.

¿Cómo funciona Blockchain?

Pablo le pide a Maria un pequeño préstamo en clase.

Maria se lo da pero necesita saber  que de algún modo Pablo le va a devolver el dinero.


Maria tiene varias opciones:


La primera es pedirle al profesor que haga de observador de la transacción.




Así que María le presta 10€ a Pablo y Pablo  promete devolverlos al cabo de una semana. 


Pasado ese tiempo Pablo le devuelve los 10€ y el profesor vuelve a ser testigo, así que la deuda ha sido saldada. 

De este modo es sencillo.

La opción fácil es confiar en el sistema (o persona con autoridad), pero…

Pero a María no le gusta tener que confiar en una única persona, por si cambia de opinión o se le olvida. 

En este caso, en vez de pedirle al profesor que haga de observador se lo pide a sus 20 compañeros de clase.

María le pide a sus compañeros que apunten:
“Pablo le debe a María 10€”. Cuando  Pablo  le devuelve los 10€ todos apuntan: “Pablo ha devuelto 10€ a María”. 


El efecto es el mismo, al final la deuda queda saldada. 



Pero hay una diferencia importante:
María no ha confiado en una única persona. 


De modo que si hay un problema, le preguntará a sus compañeros y lo que tenga apuntado la mayoría es lo que se dará por bueno. 

En este caso María cree que es mucho más difícil engañar o convencer al menos a 11 chicos y chicas que al profesor.

Afortunadamente en el mundo real los números son mucho mayores.



Criptografía al rescate:
Expandiendo un problema a una solución reutilizable


El método de María funcionó para una transacción sencilla, pero ¿qué pasa cuando el resto de los estudiantes comienza a usar el mismo método?
¿O incluso estudiantes de otras clases?

Cuando el número de transacciones crece mucho, hay que buscar y comprobar muchas notas y cuadernos en caso de disputa. 

Aquí es dónde la criptografía viene al rescate: cada estudiante tiene su propio cuaderno (que llamaremos registro, en inglés ledger) en el que tendremos un número determinado de registros que procesaremos en bloque. 

Para consultar el estatus real de un registro no es necesario comparar todos los registros de todos los estudiantes, usaremos algunas técnicas para asegurarnos de que todos son iguales.



Hash, bloques encadenados y Proof of Work: dicen que es inmutable

Realizando una compleja operación sobre cada bloque encontraremos una firma especial del bloque (un hash). 

Esta operación consiste en la búsqueda de un número que añadido al bloque altere la firma para cumplir con un requisito concreto: que el hash empiece con un número determinado de ceros. 

Esta operación requiere bastante potencia del cálculo y el hash será usado como semilla para el siguiente bloque: de esta manera los bloques estarán encadenados. 

Y si tenemos el mismo hash para el bloque en todos (o la mayoría) de los registros de los estudiantes eso nos dice que el bloque no ha sido alterado, así que es correcto.



Usando esta técnica, si se quiere cambiar alguna información del pasado no es suficiente con convencer a más de la mitad de los participantes en la red. También sería necesario recalcular la operación para el bloque cambiado y todos los subsiguientes. 

Por esto la tecnología se llama Blockchain y el cálculo realizado se llama “Proof of Work” (abreviado PoW) y es el usado, por ejemplo por Bitcoin, la famosa criptomoneda.




¿Que es la Blockchain o Cadena de Bloques? versión completa


La parábola del Suricato Volador

Para que comprendas qué es blockchain de forma rápida imagina que vas caminando por la calle y, de repente, un suricato volador de proporciones pantagruélicas aterriza en una plaza llena de gente, se come los helados de todos los niños que hay en ella, suelta dos chillidos enormes y se va igual que ha venido.
Sin un segundo que perder, se coloca un detector de mentiras a las 1.000 personas que han sido testigos y se registra exactamente qué es lo que han visto.
Todos cuentan la misma historia con idénticos detalles.
¿Habría alguna duda al respecto del aterrizaje del suricato volador?

Blockchain: Una tecnología que puede cambiarlo todo

Este es el principio fundamental que respalda la Cadena de bloques o Blockchain, una tecnología que tiene el poder de cambiar para siempre nuestra relación con el mundo digital.
Imagina un fichero de texto con dos columnas, donde en una columna pone un identificador (ejemplo “abc”) y en la otra un número (ejemplo “34”). Es decir “abc” le corresponden “34”.
Ahora imagina que ese fichero pudiera estar en miles de ordenadores duplicado, con la seguridad de que nadie lo puede alterar a traición pero cuando legítimamente se debe alterar algo, en cuestión de segundos, todos se sincronizan.
Aunque uno de los miles de ordenadores desapareciese de la red no pasaría nada.

Esto es lo que consigue Blockchain y aunque su magia es mucho más compleja y compuesta de más piezas como la criptografía, en esencia eso busca: un registro distribuido resistente a la sincronización y sin necesidad de confianza entre los miembros que la conforman.
En otras palabras:
Una cadena de bloques es esencialmente solo un registro un libro mayor de acontecimientos digitales que está “distribuido” o es compartido entre muchas partes diferentes.
Solo puede ser actualizado a partir del consenso de la mayoría de participantes del sistema y, una vez introducida, la información nunca puede ser borrada.  La cadena de bloques de Bitcoin contiene un registro certero y verificable de todas las transacciones que se han hecho en su historia.

Explicando la parábola del Suricato Volador

En la (lo siento por vuestros helados, niños) analogía anterior, los incrédulos individuos que se ponen de acuerdo al explicar lo que han visto, vienen a ser nodos geográfica y computacionalmente aislados los unos de los otros.
Al “detector de mentiras”, le enseñan una “prueba de trabajo” (proof of work en ingles), es decir, un proceso criptográfico que prueba que un ordenador/chip y no otro ha resuelto un problema de forma correcta.

Falsificar una entrada en la cadena de bloques equivaldría a conseguir que más de la mitad de la gente se pusiese de acuerdo en mentir acerca de los detalles del aterrizaje del suricato de la misma manera, todos al mismo tiempo y sin tener la posibilidad de coordinar esa mentira previamente.
Es decir, un “ataque” complicado de realizar.
Lo que se plasma en el blockchain no puede desaparecer jamás.
Blockchain es un registro inmutable y permanente.
Se trata de una base de datos que solo permite escritura.
No se puede modificar ni borrar nada de ello y siempre, bajo consenso.

¿Te das cuenta de la relevancia de esto?

Piensa por un momento en que toda interacción que se lleva a cabo online hoy en día está respaldada por una autoridad central en la que confiamos.
No importa qué es lo que hagas ya que siempre estás confiando en que alguien te está diciendo la verdad, ya sea el banco mostrándote el balance de tus cuentas, WhatsApp diciéndote que tu mensaje ha sido enviado o tu antivirus diciendo que todo está bien en tu ordenador.
Las Cadenas de bloques distribuidas lo han cambiado todo. ¿Sabes por qué?
De hecho, siempre existe el riesgo de que algún proveedor de información te esté mintiendo o simplemente se equivoque.
Por eso la seguridad de Internet es hoy en día un caos en el que prácticamente todos los servicios pueden ser hackeados, manipulados o comprometidos.
Y cada vez les confiamos información más personal.
Bitcoin es dinero digital. 


Pero cuando pensamos en cosas digitales pensamos en ficheros que se pueden copiar y pegar, como las fotos de tus vacaciones, una canción o cualquier otro fichero que tienes en tu ordenador.

Pero Bitcoin es diferente ya que, imagina la gracia de poder copiar y pegar dinero, no tendría sentido.

Por ello existe el blockchain, el libro de contabilidad.

No existen los bitcoins, no hay ficheros que representen bitcoins, solo un libro de contabilidad que consigue llevar de forma increíble la contabilidad de todo el sistema financiero.
Por primera vez en la historia se está escribiendo un libro de forma colaborativa por miles de partes.

Imagina cualquier gran libro, por ejemplo la biblia para los cristianos o cualquier otro, escrito de manera colaborativa, por consenso, sin dictadores informativos diciendo que poner y que no.

Imagina como de bueno sería un planeta tan transparente.

¿Qué tiene que decir la cadena de bloques o blockchain al respecto?

Suena increíble pero gracias al concepto de consenso distribuido se puede crear un registro incorruptible de eventos pasados y presentes del mundo digital.
Además, haría esto sin comprometer tu privacidad.
Se puede registrar que el evento en cuestión ha tenido lugar y que lo ha hecho correctamente sin explicitar detalles concretos sobre el tipo de evento o las partes involucradas.
Esto explica por qué bitcoin ha venido utilizándose para llevar a cabo transacciones ilegales ya que, a pesar del acceso público y libre al “libro mayor”, la privacidad de sus usuarios está garantizada si así se requiere.

Malentendidos típicos sobre la blockchain

Bitcoin es una red descentralizada

No es cierto.
La cadena de bloques es una red P2P en la que todos los nodos son iguales entre sí dando como resultado un sistema distribuido resistente a ataques informáticos, fallos o falsificaciones.
De esta manera, aunque un nodo fallase se podría llegar a aquellos a los que estaba conectado por vías alternativas.
Esto no sería posible en un sistema descentralizado.

Blockchain y Blockchain.com es lo mismo

Es una malinterpretación que suelen cometer aquellos que se inician en bitcoin.
Como hemos visto, la Blockchain o Cadena de Bloques es la poderosa tecnología que da vida a Bitcoin. 
Blockchain.com es un servicio que permite observar todo lo que está pasando en la red bitcoin, como gráficos actualizados en tiempo real que informan sobre el estado de la criptomoneda, las transacciones que están teniendo lugar o información detallada sobre cada operación y bloque minado.

Potencial de la blockchain

Si has llegado hasta aquí te habrás dado cuenta ya del enorme potencial que alberga esta tecnología.
Tanta que numerosas personalidades del sector tecnológico y financiero han colocado bitcoin y la cadena de bloques a la altura de la industria del ordenador personal en 1975 y de Internet en 1993.
Una de sus aplicaciones emergentes más relevantes tiene que ver con lo que se conoce como “contratos inteligentes” o smart contracts.
Consisten en la capacidad para confiar en una red distribuida la confirmación que un contrato de cualquier tipo ha sido cumplido sin revelar ningún tipo de información confidencial sobre las partes y/o naturaleza de la transacción.
Esto serviría, por ejemplo, para liberar un pago a un freelance al que has subcontratado cuando termine su trabajo o para que tu lavadora compre por sí misma detergente una vez detecte que se ha acabado.
Las implicaciones que esto tiene con relación a la confianza y transparencia a la hora de realizar transacciones de cualquier tipo son sencillamente ingentes.

4 sectores que la blockchain revoluciona

Todo esto en teoría pinta muy bien pero, ¿hay alguna empresa que se haya puesto ya “manos a la obra” para liberar el poder de la Blockchain?
Por supuesto el sector financiero, que es para lo que fue ideado, pero no es lo único. Aquí van tres ejemplos:

1. Almacenamiento en la nube distribuido

Los servicios de almacenamiento en la nube como Dropbox o Google Drive son centralizados y al usarlos estás confiando en que un único proveedor “responda” por los datos que almacenas en él.
Storj es una startup que está testeando en forma de beta un servicio que permite que esto se haga de forma distribuida utilizando una red basada en la Blockchain para aumentar la seguridad y hacer menos dependiente el servicio.
Sus usuarios podrán además alquilar el espacio que no utilicen a otros, al igual que hace Airbnb con alojamientos.

2. Patentes/Registro de Propiedad

Uno de los primeros servicios no – financieros que se le ha dado a la cadena de bloques es la inclusión de información encriptada dentro de las transacciones.
De esta manera se puede crear un hash imposible de replicar que está asociado a un documento único almacenado fuera de la blockchain.



Imagínate la implicación que esto tiene para el registro de patentes o de protección intelectual.
Una empresa como Google, por ejemplo, podría probar que ha creado una tecnología en una fecha concreta sin necesidad de hacer una aplicación formal para registrar la patente.
Podría vincular esos documentos internos al hash de una transacción realizada en ese momento y probar así que ellos han sido los primeros en desarrollarla.
Servicios como Proof of Existence permiten hacer esto.

3. Voto electrónico

Como te podrás imaginar, el coste de crear papeletas, organizar toda la infraestructura necesaria para gestionar el voto y el posterior conteo, tiene un coste altísimo.
Ya se han probado sistemas de voto electrónico pero han sido incapaces de resistir ataques de hackers y de tener fallos a la hora de hacer el recuento con total precisión.



La Blockchain puede solucionarlo ya que permitiría un sistema de voto en el que las identidades de los votantes estuviesen protegidas. Sería infalsificable (un hacker necesitaría más poder computacional que los 500 superordenadores más potentes combinados, 256 veces) a un coste prácticamente nulo y de acceso público.
Este sistema podría acabar con la sombra de “pucherazo” que sobrevuela en toda elección. Especialmente en países en los que la corrupción está a la orden del día.

4. Gobierno transparente

Con la tecnología blockchain, cualquier ayuntamiento o gobierno podría reflejar el estado de sus cuentas en tiempo real.
Con un red como la de Bitcoin o Ethereum, un ayuntamiento o gobierno solamente debería indicar cuál es la dirección que ellos gestionan.
Desde ese momento todos podríamos ver el estado de las cuentas, qué entra y qué sale: hasta el último céntimo, en tiempo real y con un coste muy bajo.
Si en un momento dado hay un pago que se va a una dirección que no se puede justificar con una factura los auditores y la población entera lo vería al instante.
Además recordemos que blockchain es una cadena, con lo que no puede meterse algo en ella a posteriori para intentar falsear las cuentas del pasado.
Imagina esto en un ayuntamiento, institución, o el mismo gobierno español (el cual está corrupto a todos los niveles desde el reparto de poderes tras la dictadura franquista).
Por supuesto, esto de la mano de quienes gestionan democracias como si de dictaduras se tratase, no va a salir. Así que, pese a la capacidad tecnológica de implementarse mañana mismo, nos queda para largo.

¿Qué hacen los bancos al respecto con la blockchain?

El sector financiero ha detectado finalmente el potencial disruptor que esta tecnología tendrá en su industria.

De hecho casi a diario hay nuevas inversiones en este sector.

Tan solo en un mes este apartado podría quedarse desfasado en cuanto a las referencias.




De hecho, BBVA con Coinbase, Bankinter con Coinffeine y Santander con Ripple o XRP, son algunos ejemplos de gigantes de la banca española, que han apostado en forma de inversiones para entender mejor Bitcoin y el papel que está jugando en el presente y, sobretodo, el que jugará en el futuro.



También vemos como uno de los principales bancos de Estonia está desarrollando un wallet que usa Bitcoin para permitir envíos de dinero gratuitos e instantáneos.
¿Sabes que bancos están apostando fuerte por la Blockchain?
Podemos pensar incluso más allá poniendo sobre la mesa historiales médicos, votaciones, registros de propiedad, actas matrimoniales o litigios gestionados por la cadena de bloques.
Eventualmente, todo conjunto de datos y transacción digital podría dejar su “huella dactilar”. Creando un rastro fácilmente auditable de todo evento digital que tenga lugar en la historia sin comprometer la privacidad de nadie.

Conclusión

Parece evidente que si la cadena de bloques como concepto sobrevive a la enorme expectación que está causando, podría introducir un nivel de democracia y objetividad en el mundo digital hasta ahora inaudito e inalcanzable en el “mundo físico”.
La promesa que nos hace lleva implícito un futuro en el que nadie tiene poder absoluto en la red y nadie puede mentir sobre acontecimientos pasados o presentes.
Además, recordando el ejemplo inicial de un documento de texto con dos columnas, donde a “abc” le corresponden “34”; has de notar que no se ha indicado en ningún momento que son esos “34”.
Esto es por que Blockchain en realidad es agnóstica, sirve para llevar una contabilidad de cosas. Luego, dependiendo el caso, se le asociará el “apellido” o connotación que se desee o que cada ecosistema considere oportuno.
En esta línea, en el ecosistema Bitcoin la blockchain transporta bitcoins, los cuales tienen un precio basándose en una cotización que se lo da la gente.

Pero esta contabilidad podría usarse para infinidad de casos: acciones de una empresa, monedas locales, propiedad de una casa, identificadores de diamantes, identidades,… El potencial solo está limitado por la imaginación.
Al fin y al cabo Blockchain es un libro de contabilidad distribuido que permite transportar valor.
En la actualidad son cientos los proyectos que, inspirados en la idea de descentralizar, investigan como extrapolar este principio a otras cosas. Muchas veces usando incluso la base de código abierto y libre de Bitcoin, el primer ecosistema en unir las piezas de forma funcional sobre ese ideal.
No olvides que Bitcoin está en constante evolución y al mismo tiempo la tecnología Blockchain. Es un sector tan dinámico que cada semana aparecen nuevas soluciones, integraciones y novedades que no paran de llevar a esta tecnología a nuevos niveles.


Glosario de términos básicos para recién llegados al mundo cripto

Glosario desordenado para recién llegados al mundo cripto.

Términos básicos para navegar por el mundo de las criptomonedas.





Blockchain
Una cadena de bloques de información. Conceptualmente es un libro de registro compartido, donde todos los participantes tienen la misma información en el mismo momento. Las cadenas pueden ser públicas o privadas.

Moneda digital
Unidad de cuenta, medida de valor y medio de pago que no tiene ningún soporte físico.

Libra
Stable coin que pretende lanzar Facebook para su circulación en, al menos, su red social, Instagram y WhatsApp. Sería una moneda digital global, cuya solidez estaría respaldada por una serie de activos financieros, especialmente el dólar estadounidense.

Emisión de moneda
Desde que se prohibió de forma casi global la emisión directa por parte de bancos privados (en Europa, en el siglo XIX), la distribución de billetes y monedas, y en consecuencia la política monetaria, es monopolio de los bancos centrales. Ese modelo se cuestiona ahora con bitcoin y libra.

Dinero digital
Simplemente, dinero anotado en un soporte digital: por ejemplo, un depósito bancario. Pero la moneda de referencia está emitida por un banco central.




Bitcoin
Moneda digital que empezó a circular a comienzos de 2009. Fue revolucionaria tanto en concepto —trata de desintermediar la emisión de dinero, sin ningún organismo al frente— como por la tecnología utilizada: blockchain.

Activo financiero
Los activos financieros son anotaciones contables. Otorgan a su comprador un derecho a recibir un ingreso futuro procedente del vendedor. No suelen poseer un valor físico.

Criptomoneda
Término que engloba a las monedas digitales que, al estilo de bitcoin, han nacido en los últimos años para ser utilizadas en blockchain. Existen más de 2.000, la inmensa mayoría proyectos fallidos o incluso fraudulentos.

Tokens / tokenización
Un token es una unidad de valor emitida de forma privada. El concepto se ha puesto de moda con blockchain, y se habla de la tokenización como modelo de negocio: intercambio de tokens, fácilmente convertibles en criptomonedas, en la cadena de bloques.


Smart contracts
En realidad, ni son inteligentes (smart), ni contratos: son algoritmos que se ejecutan en blockchain cuando se cumplen determinadas condiciones, que pueden implicar transacciones en criptomonedas.

Ethereum
Blockchain diseñada específicamente para la ejecución de contratos inteligentes, en funcionamiento desde 2015. Es también la criptomoneda —la segunda con más volumen tras bitcoin— con la que se opera en esa blockchain.

Calibra
Alianza liderada por Facebook para lanzar la moneda digital libra. Creada a mediados de 2019, en principio contaba con 28 empresas y organizaciones, pero varias de las más importantes han abandonado el proyecto por la hostilidad de los reguladores.

Stable coin
Moneda digital cuya cotización está referenciada a unos activos financieros, para evitar la volatilidad característica de bitcoin y dar así confianza a los inversores.

Utility Settlement Coin (USC)
Stable coin impulsada por un grupo de bancos multinacionales, como Santander, ING y Credit Suisse, para reducir fricciones, plazos y comisiones en sus operaciones de comercio internacional. Pendiente del visto bueno de los reguladores.


Hash
Encriptación de datos en una secuencia alfanumérica única, que crea una especie de sello que protege la información. Es un concepto básico en el funcionamiento del bitcoin: cada bloque de la cadena lleva el hash de la anterior, manteniendo la trazabilidad.

Capitalismo de vigilancia
Modelos de negocio basados en la explotación de las predicciones de comportamiento de los usuarios digitales, predicciones que se derivan de su vigilancia encubierta a través de plataformas como Facebook y Google.



Consejo Financiero:


"Nunca dependas de un sólo ingreso.
Invierte para crear una segunda fuente".
Warren Buffet.



Entiende Bitcoin y Ethereum - Explicación técnica a fondo en español sob...




Consejo Financiero:


"Nunca dependas de un sólo ingreso.
Invierte para crear una segunda fuente".

Warren Buffet.